“Del genocidio fundacional a la transición”

Luis G. Naranjo Cordobés
Rafael González Requena

La noche del 17 de Julio de 1936 los militares sublevados en la plaza de Melilla acabaron con la vida de 189 civiles y militares leales a la República en lo que fue la primera matanza del largo periodo de terror que se abatió sobre España. En el enero sangriento de 1976, bajo el estado de excepción regulado por la Ley de Orden Público de 1959, las fuerzas policiales de la aún viva dictadura ahogaron en sangre obrera y estudiantil las grandes manifestaciones y huelgas que encendieron la geografía española exigiendo libertad y democracia, causando decenas de víctimas y miles de detenidos y torturados. Entre estas dos fechas, cuatro décadas en las que el franquismo conculcó masivamente todos los derechos humanos individuales y colectivos establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 por la Asamblea General de la ONU. Exilio interior y exterior, inseguridad jurídica, impunidad de los represores, hambre como forma de sometimiento de los vencidos, exclusión social y laboral, torturas, ley de fugas, campos de concentración y cárceles donde literalmente los reclusos morían de hambre, represión cultural y censura ideológica… entre una larga lista de prácticas de violencia institucional que convirtieron al régimen franquista en la dictadura más sangrienta de Europa con sus propios conciudadanos y compatriotas.

En este trabajo pretendemos resumir algunas de las dimensiones estructurales de la violencia franquista, fundamentalmente las cifras globales de víctimas en la posguerra, la situación carcelaria de las mujeres y las transformaciones del aparato represivo y de sus herramientas jurídico- políticas en la dialéctica de adaptación a las nuevas formas de lucha surgidas a partir de mediados de los 50 y sobre todo tras la aplicación del Plan de Estabilización de 1959, que se convirtieron sin solución de continuidad en la base social, sindical y política que buscó la ruptura democrática en la crisis final del régimen franquista.

Descargar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *